martes, 9 de diciembre de 2014

Qué futuro nos espera con Podemos

Los pronunciamientos más recientes de los líderes de Podemos, en línea con un mayor realismo de sus propuestas, muestran qué se puede esperar de ese partido en caso de que entre en el gobierno. Ese mayor realismo – hay que decirlo – se intenta presentar por sus detractores alternativamente como prueba de su mendacidad o de su absoluta falta de preparación. Creo que se puede interpretar, y lo correcto sería interpretarlo, de otra manera. Resumiendo mi argumento, Podemos hará lo que hay que hacer y podría hacer cualquier otro partido, sólo que con mayor credibilidad y, en aspectos como la corrupción, con mayor contundencia, que es lo que espera la mayoría de los ciudadanos.

Lo que hay que hacer.

Podemos seguirá pagando la deuda soberana de España. Posiblemente no lo vean todavía del todo claro, como se desprende del hecho de que de vez en cuando sigan hablando de “deuda ilegítima”. Pero ahora hablan de “reestructurarla”, y ése es otro lenguaje. Podemos es un partido orientado de una manera muy decidida al poder y está empezando a comprender que sólo quien atiende sus obligaciones internacionales puede mantenerse en el poder. De las últimas declaraciones de Pablo Iglesias se desprende que ellos no quieren para España la pesadilla en que viven Venezuela y, en menor medida, también Argentina. Si todavía los dirigentes de Podemos no han aprendido el principio de partida doble, no cabe la menor duda de que pronto lo aprenderán. Vaya si lo aprenderán.

Podemos perseguirá el fraude fiscal con mayor ahínco que ningún gobierno anterior. Esto debería verse con buenos ojos en el Norte de Europa. Se eliminarán bolsas de elusión que favorecen a ilustres familias cuyo patrimonio está exento en el 90% y que ni siquiera pagan por el 10% restante. Esa clase de privilegios, por más que vengan del Antiguo Régimen (el régimen anterior a 1808, donde la nobleza no pagaba impuestos), sí son ilegítimos y odiosos. Podemos tratará de apretarle las tuercas, por ejemplo con una tasa Google, a tanta multinacional española que tributa en paraísos fiscales, lo que también gustará en Alemania. Lo que no va a hacer es promulgar nuevas amnistías fiscales; el rollo de atraer capitales por ese medio no va con su retórica, ni con el sentido común tampoco. Aumentará los recursos de la Agencia Tributaria… mientras cada nuevo euro invertido en la inspección produzca más de un euro de nuevos ingresos fiscales. Cuando el último euro invertido genere 99 cents de recaudación Podemos dejará de añadir recursos a combatir el fraude, como es lógico, porque nadie quiere tirar el dinero. Dejará de pagar compensaciones milmillonarias, como la de ACS por el fisco de Castor. (Pero ojo con el TTIP).

Podemos controlará, con toda probabilidad, el déficit en casa mientras lucha denodadamente contra los dictados de Merkel en Europa, por otro nombre Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Pero tendrá que reflexionar muy a fondo sobre si la cultura económica en España no está muy escorada del lado del disfrute de la vida y en contra del trabajo necesario para sufragar ese disfrute. Y quizá ajuste a la baja las pensiones en euros, manteniendo su poder adquisitivo, si continúa la deflación. No sacará a España del euro ni de la OTAN, y nuestro país continuará cumpliendo tan escrupulosamente como pueda sus obligaciones internacionales. Habrá mucha imaginación para tratar de promover inversión pública con la que crear empleo, probablemente con modestos resultados.

Podemos no detendrá los desahucios, pero arbitrará un uso distinto de las viviendas de la SAREB. Y cuando no queden viviendas de la SAREB por ocupar, se meterá mano al stock en poder de los bancos. Y la renta básica universal se concretará en una generalización de los subsidios que el Gobierno saca ahora sólo en años electorales. Lo que veremos reducirse drásticamente, eso sí, serán los sueldos de diputados y senadores y, en general, de cargos públicos, así como los gastos suntuarios de protocolo, incluidos los de la Casa Real, que sí están necesitados de una buena auditoría. Los expresidentes sufrirán un poco y las puertas giratorias serán reguladas con más rigor. Habrá un notorio esfuerzo por reducir los privilegios.

Después de todo, reducir privilegios es lo que demanda la gente. Un gobierno como el de Rajoy vino a acabar con el paro y reducir el déficit. El paro ha batido récords y el déficit, aparentemente bajo mayor control ahora, amenaza por desbocarse debido a que la tan cacareada devaluación salarial ha tirado por los suelos las cotizaciones sociales, que quedan muy por debajo del pago de pensiones. Es necesario un nuevo esfuerzo de contención, como vienen pidiendo los organismos internacionales. Pero Rajoy, sobre quien pesa la acusación de Bárcenas de haber cobrado sobresueldos no declarados, carece de credibilidad para exigir nuevos sacrificios de esa clase a la población. Tampoco la tiene el PSOE, cuya travesía del desierto tras la manirrota gestión de Zapatero no ha sido suficientemente larga. Sólo queda Podemos.

Y Podemos está capacitado, como no lo están ni el PP ni el PSOE, para perseguir implacablemente la corrupción. Quienes se esconden tras la presunción de inocencia para la inacción política no merecen la confianza del público en esta cuestión. Y tampoco pueden actuar con contundencia en el terreno judicial porque… ¡si los imputados hablaran! Medidas como instruir las causas en seis meses o un máximo de dieciocho, pensadas para librar a los corruptos, pueden volverse contra ellos con Podemos. Éste no tiene más que establecer el jurado popular para los delitos de corrupción. Hoy el veredicto de Camps sería muy diferente.